No más tedio, ni aburrimiento, manualidades, coleccionismo, tiendas libros, miniaturas, figuras soldados resina montar y pintar
Artículos, recuerdos, Monet El Puente Argenteuil - www.nomastedio.com

Informaciones, Articulos, Recuerdos del Pasado: El Hongo

que lo Curaba Todo, El Biscuter Voisin, Las caras de Belmez, el TBO...

letrero nomastedio HOME. Ir a www.nomastedio.com libros de Ecologia y Medio Ambiente contactar con www.nomastedio.com libros de Juegos y Pasatiempos de www.nomastedio.com recomendar esta web a un amigo editorial, aviso legal, copyright ME GUSTARIA VER: Los libros mas vendidos

Para combatir el tedio, recordemos ...



   El Hongo "curalotodo"

  


"Yo ya tengo el hongo en casa...", con esta popular frase solían iniciar sus conversaciones las personas mayores allá por los años 1950. Era normal que cualquiera tuviera una vecina que decía tener el deseado hongo. Solía guardarse con gran cautela y sumo cuidado, en una especie de palangana o vasija de cristal, tapada con una toalla o trapo de cocina y que estaba normalmente en un oscuro rincón de la despensa o alacena. En dicha vasija había una especie de hongo de color amarillento, con una consistencia entre mucosa y gelatinosa, que flotaba sobre una agua turbia y con una especie de algas o líquenes que lo rodeaban. Su aspecto debia ser francamente vomitivo.

Como signo de una muy buena amistad se iban dando trozos de tan preciado hongo a los amigos, como signo de buena hospitalidad y como alarde de generosidad. Quien recibiera un trozo de aquel hongo, debía de ponerlo en su casa en las condiciones idóneas y para que el mismo procediera a su reproducción y así poder dar en el futuro otros trozos a los familiares o amigos mas cercanos. No me consta como se reproducía, aun cuando me parece recordar que había que echarle un poco de té aguado o de otro tipo de infusión, taparlo con una tela y guardarlo en un rincón oscuro, durante un cierto tiempo. El motivo de que fuera tan buscado este hongo, es que aparentemente tenia propiedades curativas para casi todas las enfermedades conocidas.

Las personas que peinan canas, recuerdan el tema con claridad, aunque no recuerdan los detalles referentes a su reproducción, caldo de cultivo y demás; lo que sí permanece en la memoria es que habian largas conversaciones alrededor de la mesa camilla en suyo centro y presidiendo el ritual estaba aquella asquerosa forma flotando en su nauseabundo liquido y que los contertulios bebian con deleite y veneración sus efluvios gelatinosos. Afortunadamente los niños estaban dispensados de beber tan nauseabundo elixir "curalotodo".

Nota.- Un amigo de esta página me indica que el citado hongo era el denominado "Hongo Teomicina". Gracias por el dato J. Badrenas.

F. Ramos ©


   El Biscuter Voisin

  


Biscuter Voisin o " Voy sin Biscuter" era una frase chistosa que solía emplearse allá por los años 1950. La verdad era que entre ir en un Biscuter o en un patinete, no había demasiada diferencia en cuanto a lo que a seguridad se refiere.

El Ingeniero Gabriel Voisin diseñó un vehículo que en estos momentos sería impensable el poderlo utilizar tan siquiera. Su aspecto junto con el de la Isetta o "Huevo", eran francamente desoladores, aun teniendo en cuenta los años de escasez que corrían.

No tenía capota, ni puertas, ni arranque eléctrico, ni marcha atrás, ni intermitentes. En fin creo que no pasaría una I.T.V. actual. Su aspecto era el de una especie de zapatilla hecha con aluminio del que por aquel entonces se hacían las lecheras (recordemos que había que ir a la lechería a comprar la leche a granel), o las famosas fiambreras que el que más y el que menos solía llevarse a la playa con la comida.

Era un vehículo que parecía que habían tenido prisa por lanzarlo al mercado, pues habían aspectos que eran mejorables sin demasiado esfuerzo. El arranque se parecía mas al arranque de una lancha motora que al de un automóvil, pues había que tirar fuertemente de una palanca y a la de dos o tres veces arrancaba, siempre y cuando no tuviera la famosa "perla", que era tan habitual por aquellas fechas. Conviene recordar que el tirón de manivela (con el consiguiente riesgo del "dolor de la suegra") era el sustitutivo de la "patada" con la que se solían arrancar las motocicletas de la época. Claro, conviene no engañarse que el Biscuter era una moto carrozada con la premura y provisionalidad de las carrozas para una cabalgata de barrio.

Hemos dicho que no tenía capota. Claro no podía tener capota, pues aun cuando por aquellas fechas no se crecía mucho, ya que tomábamos poca leche e incluso a veces estaba aguada, no hubiéramos cabido debajo de la capota. Tampoco tenia puertas, lo cual le daba una cierta ventaja frente a los coches actuales, pues no había que cerrarlas, y se bajaba y se subía mas rápidamente, aunque uno se sentaba prácticamente como si se sentase en el bordillo de la acera. Había bastantes chistes sobre lo que te podía pasar al sacar la mano para indicar un cambio de dirección, que prefiero no contar por ahora, esperaremos mejor ocasión. Hubo algunos que les hicieron unas puertas (precursores del tuning), pero como no había para más, se utilizaban unos cierres de puertas similares a las de los gallineros, claro lo que había en las ferreterías por aquel entonces.

Pesaba unos 240 kilogramos. Por este motivo se podía aparcar levantando la parte trasera del Biscuter. El motor era de motocicleta de aproximadamente 200 centimetros cúbicos y unos 9 caballos, pero era un buen motor, con unas buenas prestaciones y aseguraban que hacía más de 400 kilómetros sin parar en cuanto a la mecánica. Otra cosa eran la comodidad, seguridad, estabilidad, etc.

©museo de automocion Salamanca El Museo del Comercio colaborará con las Jornadas de Patrimonio de Automoción, promovidas desde la Comisión de Patrimonio de Historia de la Federación Española de Vehículos Antiguos (FEVA). Dichas Jornadas pretenden dar a conocer e incrementar la sensibilidad popular con respecto a nuestro patrimonio automovilístico, así como contribuir a que se reconozca a los vehículos de épocas pasadas como bienes histórico-culturales, para lograr de éste modo su preservación.
Museo del Comercio


Se fabricaron unas 12.000 unidades y costaba de 25.000 a 30.000 pesetas, que para la época era "una pasta". Pero empezó su desaparición con la salida al mercado del Seat 600 en el año 1957.

Biscuter, un símbolo de una época triste en la que lo importante era fabricar algo fuera lo que fuera, pero pensemos que en América un coche barato de la época era el Chevrolet Bel Air, en Alemania andaban con el Mercedes Benz 300SL y en España ya habíamos fabricado el Hispano Suiza.

F. Ramos ©

   Las Caras de Belmez de la Moraleda (Jaen)

  


Allá por el mes de Agosto del año 1971, en un pueblecito de la provincia de Jaen, concretamente en Belmez de la Moraleda y en el suelo de la cocina de la humilde casa de María Gómez, aparecieron una serie de enigmáticos rostros de apariencia humana e incluso de cabezas de animales, que se vinieron a denominar como Las Caras de Belmez.

Gran parte del término municipal de Belmez de la Moraleda está incluido en el Parque Natural de Sierra Mágina, con una gran riqueza de flora y fauna.

La noticia apareció en todos los medios de comunicación y durante unos meses fue noticia de portada de periódicos, revistas e incluso se hicieron programas de televisión sobre este extraño "fenómeno".

Se han hecho muchas conjeturas sobre la procedencia de estas "apariciones", habiendo versiones para todos los gustos. Se habló de teleplastias en la casa donde vivía María Gómez Cámara (hoy ya fallecida), de la existencia de un antiguo cementerio, de humedades, de situaciones paranormales e incluso también de un supuesto fraude, pues hubo quien afirmaba que estaban pintadas con un rotulador. Supongo que como casi todas las cosas de la vida, tendrían una explicación lógica, pero como también es habitual hay personas que dicen una cosa y otras sistemáticamente lo contrario y así durante años, manteniéndose las mismas posturas y argumentos, arrimando según convenga cada cual "el ascua a su sardina".

Cientos de científicos e investigadores, estudiosos de este tipo de temas, parasicólogos, cazafantasmas, y algún que otro oportunista, aparecieron por casa de María, se hicieron todo tipo de pruebas más o menos científicas e incluso se llegaron a cubrir con cemento y dicen que volvieron a aparecer los rostros transcurridos unos pocos días. Se hicieron colas interminables ante la casa, para ver las apariciones y el nombre del pueblo apareció en todos los lugares del planeta con una grandísima difusión mediática.

Posteriormente han aparecido otras caras en la misma población de Belmez de la Moraleda, incluso algunas de ellas en una casa que habitó María hasta que cumplió los 22 años (debe ser cosa del agua), pero sin que las mismas tengan una repercusión comparable a las del año 1971.

La historia se ha mantenido mas o menos viva durante mas de 30 años, sin llegar a conclusiones ciertas sobre la procedencia de dichos rostros y a descifrar las claves del misterio.

F. Ramos ©

   Breve alusión al TBO

  


Aun cuando se lanzó al mercado español allá por el año 1917 y ha tenido diversas épocas, distintos contenidos, distintas editoriales y multitud de dibujantes, EL TBO, cuasidecano de los tebeos españoles, ha venido acompañando en sus ratos de ocio, tedio o aburrimiento a varias generaciones de españoles.

En la actualidad hay "overbooking" de publicaciones, de revistas de todo tipo, novelas, cómics de todos los temas que podamos imaginar, coleccionables de todo o casi todo y un sinfín de tebeos para cualquier edad, sexo o afición, que hace en ocasiones casi imposible localizarlos en las bateas de los quioscos. Pero no era así en los años de la postguerra, donde existían muy pocos y de personajes que serían difícilmente clasificables en la actualidad. En general los había de risa, de guerra, de policías o detectives y los llamados de hadas o princesas.

El mencionado TBO, aun cuando tenía un humor completamente "blanco", conseguía mantener el interés de los afortunados que podian comprárselo todas las semanas, pues más bien una gran mayoría de los chavales de entonces se surtía principalmente de las casas de cambio, donde por una módica cantidad te cambiaban tu tebeo o novela de vaqueros por otra que no hubieses leído, con el consiguiente ahorro de dinero y supongo que por este procedimiento se podían leer más cosas e intercambiar los correspondientes microbios/bacterias/virus que estaban en circulación por aquella época, máxime teniendo en cuenta que en una gran mayoría de las casas, el "salón de lectura" de los tebeos y/o novelas estaba ubicado en el eufemísticamente llamado wc (por aquel entonces se les solía llamar retretes.

Su aspecto externo, era como todo en aquella época, o sea con un papel de muy poco gramaje, seguramente parecido al de los periódicos de la época y a los cuales se les solía dar otros fines cuando ya se habian leído (llámese para envolver los almuerzos o para otros fines ciertamente escatológicos y que no vienen al caso). Como hemos dicho el TBO tenía muy pocas páginas a color (generalmente tricomías) y que solian ser la portada y la contraportada (seguramente porque así se podían imprimir a la vez, con el consiguiente ahorro de costes) y los dibujos a veces se transparentaban por la poca consistencia del papel.

Las historias no tenían ninguna malicia y los chistes eran completamente inocentes, lo que seguramente les evitó problemas con la censura, y el perdurar muchos más años que otras publicaciones.

Entre los personajes del TBO, quizá los mas conocidos fueran la Familia Ulises, de Benejam, Melitón Pérez, de Benejam y los Inventos del TBO por el Profesor Franz de Copenhaguen, por Sabatés. La familia Ulises estaba formada por Don Ulises, el padre y mas sensato; su mujer Doña Sinforosa de pueblo y persona con pocas neuronas, su suegra Doña Filomena, tres hijos a saber Lolín, la mayor, Policarpito y Merceditas y un perro, cuyo nombre no recordamos; poco más o menos era el arquetipo de familia de la época. Les gustaba mucho presumir y hacer ostentación de su aparente posición. Estuvieron durante unos veinte años en la portada de la publicación. Los Inventos del TBO por el Profesor Franz de Copenhaguen fueron durante muchos años una página fija en la que el citado profesor iba dibujando una serie de inventos de una dudosa utilidad, pero que realmente demostraba tener una mente provilegiada, pues aunque la totalidad de los mismos fueran imposibles de llevar a la práctica por motivos obvios, sí que eran realmente dignos de elogio por lo a veces disparatado del invento. Entre ellos recordaremos algunos como: Coche utilitario más económico, Casco climatizado, o el del Coche que puede dividirse por la mitad .

Buena parte de estos comics, así como otros muchos, pueden verse en el Museo del Niño de Albacete..

© numero 1 del TBO. TBO, Semanario Festivo Infantil.
El 17 de Marzo de 1917 aparece el primer número de TBO en el taller de litografía de Arturo Suárez en Barcelona. Su bautizo como TBO se debe al administrativo del taller litográfico Joaquín Arqués. TBO nació probablemente como una alternativa a la precariedad económica del momento que pretendía rentabilizar o mantener en funcionamiento el taller litográfico con un dudoso futuro editorial. Los comienzos no son muy alentadores pero a partir del número 9 se hace cargo de su publicación Joaquín Buidas Garriga que cambia su formato a partir del número 10. El tamaño de 24x17 cm es aumentado a 27x21,5 cm. Hasta ese momento la revista no difería mucho de los planteamientos de otras revistas infantiles del momento como “En Patufet”, pero Buigas retoma el estilo de Dominguín, revista de vida efímera (20 números) que se publicó por primera vez en 1915."

F. Ramos ©
Todos los contenidos aquí expuestos están protegidos por derechos de autor, pero ESTA PERMITIDA la reproducción total de estos artículos, sin modificación alguna, citando y enlazando a www.nomastedio.com y al autor del mismo.
Portal de Amigos, Soldados, Asociaciones, Reservistas, Veteranos de las Fuerzas Armadas y Guardia Civil. Soldados de Plomo Miniaturas montar y pintar Visitad mi página de soldados de plomo en Facebook soldados a pie o caballo de 45 mm. libros historia militar Fundacion Vicente Ferrer Visitad mi página de Facebook de Oficios de Artesanos Visitad mi página de Facebook de trenes & ferrocariles Visitad mi página de Facebook de Museos del Mundo Visitad mi página de Twitter de nomastedio.com Visitad mi página de Twitter de soldados de plomo Visitad mi página de Twitter de solocolecionistas.es Caballeros Legionarios de la Legión, Guardia Civil - Benemérita libros historia militar uniformes museos del mundo figura dentista con muela, miniaturas personalizadas profesiones www.facebook.com/nomastedio aviacion - servicio militar www.facebook.com/CosasInteresantesPuntoEs figuras resina para montar y pintar figuras de juguete antiguas Sepulveda tienda virtual Miniaturas de plomo Miniaturas de metal blanco Soldados de Uniformes y a Caballo de plomo modelo de tienda para exposicion gratuita de sus miniaturas modelo de tienda para exposicion gratuita de miniaturas de soldados de plomo y bandas de musica militar modelo de tienda para exposicion gratuita de sus soldados de plomo de regimientos de distintos paises figuras de bronce regalo, figuritas esculturas artesania en bronce bustos figuras resina de militares, personajes para montar y pintar

© 2005-2014 Todos los derechos reservados. Resolución: 1024x768.
Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin el consentimiento expreso del autor
.
www.nomastedio.com